Oclusión y ATM

Las enfermedades que afectan al sistema masticatorio están provocadas por una alteración de los elementos que componen dicho sistema. Cuando uno de esos elementos (dientes, encías, mandíbula, maxilar, articulación temporomandibular, músculos…) no funciona correctamente, rompe el equilibrio y obliga a los otros a adaptarse al cambio. Así mantienen la armonía que necesita el sistema masticatorio. La mayoría de las veces la disfunción articular se produce por un problema en la oclusión dental, es decir, la forma en que los dientes encajan.

Es importante saber que el territorio facial está ricamente inervado, por lo que los pacientes con problemas temporomandibulares pueden consultar por otros tipos de dolor que sin embargo tienen un mismo origen, la articulación de la mandíbula:

  • Dolor de oído
  • Dolor de cabeza
  • Dolor en el cuello
  • Dolor en la cara o en la mandíbula
  • Dolor en los hombros e incluso en la espalda

¿Cuáles son las causas de la oclusión?

En la mayor parte de los casos, las enfermedades de la articulación temporomandibular están producidas, por malos hábitos de masticación, por defectos de nacimiento o traumatismos.

Sin embargo, también es posible que estas enfermedades tengan su causa en el desgaste de alguno de los elementos del sistema masticatorio como los dientes o los cartílagos y huesos de la articulación.

¿Qué síntomas produce?

El sistema masticatorio puede estar trabajando de forma irregular durante mucho tiempo sin que aparezca ningún síntoma.

Sin embargo, cuando el equilibrio del sistema se rompe pueden aparecer los siguientes problemas:

  • Dificultad para abrir totalmente la boca, por un bloqueo articular.
  • Dolor al abrir la boca, por inflamación articular.
  • Ruidos en forma de chasquidos al abrir o cerrar la boca, por una luxación del menisco articular

En estos casos los síntomas nos indican que lo que va mal es la articulación temporomandibular. Eso es debido a que la ATM es la parte más débil del sistema masticatorio y la que primero puede comenzar a fallar. Para corregir esas molestias debemos saber que hay prestar atención a todo el sistema.

¿Qué tratamientos existen?

Según el diagnóstico y la severidad del problema, el tratamiento será distinto:

  • Medidas higiénico-dietéticas: En algunos casos, las disfunciones podrán ser solucionadas con una serie de consejos y de cuidados que el propio paciente podrá realizar.
  • Férulas oclusales: La mayoría de los casos tienen un problema oclusal, por lo que necesitamos realizar su corrección mediante férulas que llevará el paciente ajustada a sus dientes.